martes, 9 de enero de 2007

this is it, forever?

Este enigmático "This is it, forever" es el título de la canción que cierra el último álbum de Hood, Outside Closer (2005), un disco -creo que infravalorado por la crítica- que lejos de agotar una fórmula, buscaba nuevos horizontes en el sonido de los de Leeds, pero que a la vez dejaba la amarga sensación - no sé muy bien por qué- de epitafio.

Finalmente, ayer Hood publicaban en su blog el siguiente y escueto párrafo:

"Hello
Well we'd like to say that Hood has several new albums and world tours planned in 2007 but that just ain't the case so you'll have to make do with this."

No parece que esto sea un adios, más bien parece un hasta luego, o mejor aun, un hasta que nos apetezca volver a tocar juntos. Además C. Adams ya se ha estrenado en solitario bajo el nombre de Bracken en el sello Anticon y otro de los miembros de Hood, Gareth S. Brown lo hará en breve en Misplaced Music, por lo tanto, tal y como era de esperar, las secuelas no se han hecho esperar.
Personalmente creo que la banda de los hermanos Adams no ha logrado superar la lógica presión de, después de una década de absoluta independencia y de ir publicando un montón de sensacionales discos, la edición del SOBERBIO Cold House (2001) les llevó a las portadas de las revistas más vanguardistas y a recoger elogios diría que desmedidos, ya que sin dejar de ser un álbum, insito SOBERBIO, no es más que la continuación lógica del denso The cycle of days and seasons (1999) y este a su vez, era la continuación esperada del más denso y oscuro Rustic houses, forlorn valleys (1998). Pero tras el mencionado Cold House (2001), a Hood le cayeron encima un montón de etiquetas, comparaciones y al fin y al cabo presión que les ha acompañado durante el proceso de creación del aun reciente Outside Closer (2005), lo que dio como resultado un trabajo EXCELENTE, las composiones -como de costumbre- repletas de detalles y arreglos -en esta ocasión, gran parte de cuerda- y que a la vez desprendían la fuerza, la intensidad y ese tufillo lo-fi de siempre... pero, cómo son las cosas, todos sabemos aquello de las modas pasajeras, el disco pareció no gustar tanto a la prensa -sí al público- y supongo que todo esto ha llegado a quemar o a cansar en cierta medida a la banda que ahora ha decidido darse un respiro... sospecho que para siempre.

En cualquier caso, siempre nos quedan las canciones, como siempre, y lo que viene a continuación no son más que alguno ejemplos de una carrera intachable, marcada por la independencia y por la continua búsqueda de la emoción -si es que siempre acabamos en lo mismo-.



Etiquetas: , , , ,

1 Comments:

Anonymous Héctor said...

Me aburro. Mucho. Broarrr.

15:09:00  

Publicar un comentario

<< Home